martes, 12 de noviembre de 2019

¿Qué hacer?

La incertidumbre se ha devorado todo lo que antaño me preocupaba o me apasionaba al punto de encadenarme en la ansiedad vital. Parece que todo va a la deriva; la escritura, el dibujo, la PSU, la crisis social. Parece que ese cúmulo invisible resultó ser mas grande que yo, como un tsunami inmaterial, tragándose todo lo que solía ser.
No es que precisamente vea con admiración ese yo del pasado, como si fuese un asunto de nostalgia narcisista; no es que me entretenga observando reflejos idealizados en un río que corre al revés. No. No es que precisamente me caiga bien mi propia persona, jamás ha sucedido eso -y es probable que jamás suceda-; no me engaño a mi mismo.
Los pensamientos son fantasmas; ya no pienso ni siento, al menos ya no como antes. He optado por un reemplazo, una automatización, con engranajes, maquinas de carbón, funcionando a diestra y siniestra, en mis entrañas, emergiendo de mi frente oxidada. Grandes ruedas dentadas parasitan mi columna. Y yo me encorvo, cada día más parecido a alguna especie de animal reptante. A un extraño molusco botado por las olas, exiliado de su hogar imaginario.
La incertidumbre se ha devorado todo.

jueves, 5 de septiembre de 2019

Reseña Literaria: "Historia de Chile, Tomo 1" de Francisco Encina.




Una clásica serie de libros de historia de Chile. Infaltable en varias estanterías de personas que fueron estudiantes allá por la decada de los 70s-80s. Pero raras veces abierto. Por lo general, acomulando polvo en una esquina, solo con fines decorativos -en ese estado estaba este libro cuando yo me lo encontré-.
Sólo he leído el primer tomo. Es una entrega bastante detallada, con datos minuciosos que fueron extraídos con pinzas durante la investigación del historiador Talquino, Francisco Antonio Encina.
A veces el curso de la lectura se me hacía profundamente tedioso. Justamente, debido a la abrumadora cantidad de datos y detalles, que son expuestos con un tono soporífero. Pero en intervalos mi interés volvía a ser capturado, ¡y con creces! Ciertos momentos en los que me podía imaginar de forma vívida el acontecimiento histórico, narrado con dramatismo y detalle. Hay capítulos que parecen haber sido escritos con más emoción que otros. Como si la pasión de Encina variara según el clima con el que se levantaba de su cama, para dirigirse a su escritorio a escribir. Los que viven en Talca ya saben lo bipolar que es el clima por acá.
Hablando más seriamente...
Uno de los asuntos más polémicos de este libro, es su supuesto racismo: Evidentemente hay un sesgo en la visión histórica del autor. Un claro Nacionalismo, y una admiración al espíritu conquistador del español, cuya apoteosis se encuentra en el penúltimo capítulo, donde Encina le rinde una suerte de homenaje a la personalidad de Pedro de Valdivia. "La herencia de la sangre goda".
En resumen, si quieres aprender sobre historia de Chile, hay varios libros que son más recomendables para empezar; más actualizados, menos tediosos, y menos racistas. Este es un libro antiguo, con la visión antigua de un hombre que ya hizo su aporte, para agrado o molestia de quien opine.

jueves, 14 de marzo de 2019

Versos al Lote: "Sombra"

Sombra
De lánguidos versos
Sombra
Que brillas en mí
Sombra
Que nace muerta
Para yo poder vivir

Baúl de imaginarios reflejos;
De pensamientos que no pensé
Y vidas que no viví
Las palabras que se me escapan
Siempre retornan hacia ti

Resulta que no soy tan poeta
Y que mi poesía no es tan poesía
Como un híbrido que se arrastra entre lamentos
Por los versos de una hoja
Hasta desaparecer en un punto final

Tú me mostraste el espectro completo;
Aprendí que las cosas no terminan ahí
Como una muerte dentro de otra muerte
Un sueño
                  dentro de
                                     un sueño

¡TE DETESTO!
Pero sin ti,
                   No creo
Que pueda
                     Vivir.   


                           

martes, 1 de enero de 2019

"Eterno retorno" [Poema en prosa]


La sombra de una orquídea negra da vueltas en círculos por mi frente.
Me siento igual de dichoso que maldito.
Veo gente a mí alrededor. Vistos desde lejos, parecen muñecos hechos de madera.
Tengo deseos de vomitar mierda. Siento asco.
¿Realmente estoy en paz?
Si así fuese, no sentiría odio, y en lugar de ver muñecos, vería cromas infinitos.
Pero soy infinitamente estúpido.
En mi cabeza resuenan mil grillos, burlándose de mi silencio poético. << ¡Cállense!, no puedo pensar así...>>. Nadie atiende a mi solicitud.
Olor a carne muerta surge desde la ventana. Cierro las persianas.
Siento golpes en las paredes. Mi casa se estremece. Caras infinitas que se proyectan en un espejo, dentro de una orquídea negra. Todo se apaga y solo resta una sombra...
Su sombra da vueltas en círculos por mi frente...